in ,

Raviolis de ajo silvestre: receta casera

¿Quiere hacer raviolis caseros desde cero? Esta receta es perfecta para la primavera: pasta casera de espinacas rellena de delicioso ajo silvestre. Tenemos un montón de recetas de pasta rellena para primavera, verano, otoño e invierno en nuestra colección de recetas de pasta rellena.

Ingredientes

300 g de ajo silvestre.
200 g de queso crema.
200 g de crème fraîche.
Ralladura fina de 1 limón.
Una pizca de nuez moscada molida.
600 g de pasta fresca de espinacas.
Harina italiana «00» para espolvorear.
12 hojas pequeñas de salvia fresca.

Para servir

Aceite de oliva virgen extra o mantequilla de azafrán (opcional)

Un puñado de mitades de nueces, tostadas y picadas, o pangrattato (opcional)
Parmesano finamente rallado (o queso duro vegetariano)
Ralladura de 1 limón

Para el pangrattato

50 ml de aceite de oliva.
150g de pan rallado fresco.
Ralladura fina de 1 limón.
Un puñado de hojas de perejil fresco de hoja plana, finamente picado.

Para la mantequilla de azafrán

Una pizca grande de azafrán seco.
150 g de mantequilla sin sal.

También necesitará

Un paño de cocina limpio o 2 bandejas de horno grandes, espolvoreadas con sémola
Idealmente, una máquina para enrollar la pasta.

Preparación

Paso 1

Para empezar, prepare la pasta fresca de espinacas.

Paso 2

Para hacer el relleno, lavar los ajos silvestres y ponerlos en una sartén grande con tapa al fuego. Cocer, removiendo, hasta que estén tiernos (unos 3 minutos). Escurrir y refrescar bajo el chorro de agua fría. Poner en un paño de cocina limpio, recoger los lados y apretar para eliminar el exceso de humedad. Picarlas finamente y añadirlas a un bol con el queso crema, la crème fraîche y la ralladura de limón. Añadir sal, pimienta y nuez moscada, y remover para combinar. Tapar y guardar en la nevera hasta que se necesite.

Paso 3

Una vez que la masa de pasta haya reposado, estará lista para pasarla por la máquina de pasta.

Paso 4

Corte la masa en 4 trozos uniformes para poder pasarla por la máquina trozo a trozo, de lo contrario será demasiado larga para manejarla. Coja la masa que no vayas a estirar y envuélvela bien en film transparente para mantenerla húmeda.

Paso 5

Poner la máquina de pasta en su posición más ancha, y luego aplanar y dar forma a la masa en un rectángulo (asegurándose de que cabe en los rodillos). Si la masa parece estar húmeda, enharínela ligeramente. Pase con cuidado la masa por los rodillos y, a continuación, dóblela por la mitad, de extremo a extremo. Repetir 2-3 veces, doblando y pasando la masa por los rodillos cada vez. Si la masa se pega, espolvorear la máquina y la superficie de trabajo con un poco de harina.

Paso 6

Una vez que la masa haya pasado 3-4 veces por el ajuste más ancho, estreche el ajuste una muesca y siga pasando la pasta, sin doblarla por la mitad. Estreche los rodillos una muesca después de cada pasada hasta que la pasta sea translúcida y muy larga; para los raviolis, deténgase en la segunda posición más fina. Repita la operación con otro trozo de masa.

Paso 7

Corte una hoja de masa larga por la mitad a lo ancho. Cubra una de ellas con un paño de cocina limpio para evitar que la pasta se seque. Doble la otra hoja por la mitad a lo largo y desdóblela. Utilizando el pliegue como guía, ponga una cucharadita de mezcla de relleno a cada lado del pliegue a intervalos de 4 cm. Cepillar ligeramente la pasta alrededor de los rellenos con agua. Coloque la segunda hoja de pasta para cubrir los rellenos. Con las yemas de los dedos, presione suavemente alrededor de cada montículo de relleno para sellar la masa y expulsar cualquier bolsa de aire. Corte la pasta en cuadrados uniformes alrededor de cada montículo con un sello para raviolis, una rueda de pastelería estriada o, para obtener bordes rectos, un cuchillo afilado.

Paso 8

Coloque los cuadrados de raviolis boca abajo en los paños de cocina/bandejas de horno limpias preparadas, asegurándose de que no se tocan. Repita la operación con el resto de la masa y el relleno.

Paso 9

Si se hace el pangrattato, calentar el aceite en una sartén grande a fuego medio. Añadir el pan rallado y la ralladura de limón, y luego salpimentar. Freír, removiendo, durante 3-4 minutos hasta que se tueste y se dore ligeramente. Páselo a un bol para que se enfríe un poco, luego añada el perejil y déjelo enfriar.

Paso 10

Si se prepara la mantequilla de azafrán, se pone el azafrán en una sartén grande y seca y se tuesta suavemente durante 30 segundos hasta que esté fragante. Añadir la mantequilla, dejarla hasta que se derrita y forme espuma, luego retirar del fuego y reservar.

Paso 11

Para cocinar los raviolis, poner a hervir una olla grande con agua salada. Añadir los raviolis y las hojas de salvia, y cocer a fuego lento durante 2-3 minutos hasta que estén al dente. Escurrirlos, añadirlos directamente a la sartén con mantequilla de azafrán y removerlos bien para cubrirlos. O simplemente rociar con aceite de oliva.

Paso 12

Servir con nueces y/o pangrattato, parmesano, ralladura de limón, sal y pimienta negra.

Consejos

Cambios fáciles: sustituya el ajo silvestre por la misma cantidad de espinacas y 1 diente de ajo gordo machacado.

No lo desperdicie: corte la cáscara del limón y congélala para usarla en tu gin-tonic del viernes por la noche.

Haga los raviolis y deje que se sequen durante 3-4 horas en el paño de cocina/bandeja de horno, dándoles la vuelta de vez en cuando. Congele los raviolis secos en una bandeja de horno hasta que se endurezcan (30 minutos), y luego transfiéralos a una bolsa de congelación durante 1-2 meses.

Buscar ajos silvestres: el ajo silvestre crece entre marzo y junio. Es probable que los huela al acercarte, sobre todo si caminas por un parche. Busque racimos de hojas anchas, de color verde puro y en forma de punta de lanza, que crecen en zonas húmedas de bosques caducifolios, a menudo cerca del agua, y a menudo cerca de campanillas. Si está floreciendo, verá bonitas cabezas de flores de pétalos blancos asentadas en un único tallo que sale de las hojas conectadas. Si no está seguro, frote una hoja entre el dedo y el pulgar para liberar el aroma del ajo.

Enrollar la pasta: merece la pena invertir en una máquina para enrollar pasta si piensa hacerla con regularidad, ya que garantiza que los resultados serán finos y suaves, además de más fáciles y rápidos. Aunque se puede estirar la pasta a mano sobre una superficie ligeramente enharinada y con un rodillo fino, hay que tener paciencia y fuerza muscular, ya que se tarda mucho tiempo en conseguir que la pasta sea lo suficientemente fina, pero si sólo se hace una pequeña tanda, merece la pena.

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
tallarines

Tallarines de tomate y burrata: receta fácil

pizza a la romana

Bases de pizza a la romana: receta casera