in

11 maneras de almacenar queso en la nevera para evitar el moho

El queso es uno de los alimentos más queridos del mundo, y hay cientos de tipos diferentes. Algunos prefieren quesos deliciosos pero caros, otros no tienen ningún problema en comer los más baratos y procesados.

Cómo debo almacenar el queso

Pero, ya sea un producto comprado en la lechería o una rebanada de queso preenvasado, es importante almacenarlo de la mejor manera. Porque sí, es cierto que puedes sacar el molde de tu Asiago, cheddar, Emmental o cualquier otro queso, pero ¿por qué llegar tan lejos?

Para ayudarte a almacenar queso durante el mayor tiempo posible, aquí hay 11 cosas que debes hacer (o no hacer).

1. Nunca utilices película transparente

La peor manera de almacenar un queso es la película. Es cierto, es un método rápido de conservación, pero por lo tanto se asfixiará su sabor. Además, dado que los quesos consisten principalmente en aceites y grasas, el queso comenzará a tomar inmediatamente el sabor del plástico quitando el del propio queso.

2. No lo envuelvas demasiado o muy poco

El queso emite olores naturales, incluyendo un olor penetrante de amoníaco. Si no dejas respirar el queso, olerá a amoníaco. Si, por otro lado, lo envuelves poco, se separará y se volverá duro.

3. Elije bolsas o papel de queso

Para mantener el queso fresco durante mucho tiempo, elije las bolsas o papel de queso apropiados. Es poroso, con el fin de proteger el queso del aire y, al mismo tiempo, lo hace respirar. De esta manera el queso durará hasta dos semanas más que otros métodos de conservación.

4. El papel encerado o seco también está bien

Si no puedes encontrarlo o no quieres comprar el papel especial para almacenar quesos, envuélvelos en papel encerado o papel pergamino y luego en un sobre de plástico. El papel es la barrera entre el queso y el plástico, y el plástico evita que el queso se seque. Si el queso está preenvasado, empaca el queso y vuelve a ponerlo en su embalaje. También puedes poner papel de aluminio alrededor del papel, si no deseas utilizar plástico.

5. Cambia la tarjeta cada vez que la abras

Dado que el queso «suda» mucho, cambia la tarjeta cada vez que la abras para comerla. El papel ya utilizado no hará que el queso respire correctamente, así que cámbielo para obtener resultados más duraderos.

6. Las cosas cambian para los quesos frescos o blandos

Quesos como la mozzarella y la ricotta son mucho más frescos y, al no tener conservantes, pueden dañarse mucho más rápido. En general, estos quesos deben almacenarse en el embalaje original. Pero según Jeff Zeak de PMQ Pizza Magazine, la mozzarella se almacena más tiempo cuando se retira de su suero y se envuelve con película. Y cambiando la película cada vez que uses mozzarella, durará hasta 7 días en la nevera. En cuanto a las piezas más pequeñas, sería mejor mantenerlas en el suero, porque se secan mucho más rápido.

7. Reemplaza el suero de almacenamiento si emite un mal olor

Algunos recomiendan cambiar el suero de almacenamiento de quesos frescos cada dos o tres días, pero en realidad sólo es necesario hacerlo si está contaminado. Siempre y cuando utilices herramientas limpias, el suero no tendrá que ser reemplazado.
Si, por otro lado, está contaminado o emite un mal olor, reemplázalo con una cucharada de sal disuelta en un par de tazas de agua. De esta manera, el queso absorberá la sal disuelta en agua, luego debes ajustar la sal a tu gusto.

8. Anota algo de información

Antes de guardarlo en la nevera, ten en cuenta en las etiquetas adhesivas simples el tipo de queso y el día que lo almacenaste: el queso es mejor cuando está fresco.

9. Compra algo a la vez

Trata de comprar poco queso a la vez, así que consume en un par de días. Ok, eso significa comprarlo de nuevo a menudo, pero vale la pena porque entonces siempre comerás queso fresco. En un mundo perfecto, sería recomendable comprar sólo el queso que sirves o un poco más. Y entonces de esa manera no lo olvidarás y no te dolerá.

10. Guárdalos en el cajón de verduras

En teoría, el queso debe almacenarse a una temperatura entre 1 y 7 grados. Si es más alto, el queso ya no será bueno. Así que la mejor parte de la nevera para almacenarlo es el cajón de verduras o los estantes inferiores, es decir, lo más lejos posible del congelador.

11. Utiliza aceite para evitar el moho

Si realmente no quieres usar plástico, puedes frotar las superficies del queso con una capa ligera de aceite, y luego guardarlo en un recipiente hermético para ponerlo en la nevera. Por lo tanto, si el moho comienza a formarse, se formará en el aceite y no en el queso. En ese punto simplemente retíralo con papel y enjuaga el queso con agua tibia.

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
mayonesa 1

Salsa para condimento: diferencia entre mayonesa y vinagreta

Pesto genoves

Pesto a la Genovés, la receta original